Google+ Última Hora Lara: Mujer que mató a su hija siempre la maltrató

Mujer que mató a su hija siempre la maltrató

Los vecinos de Tierra Negra cuentan que desde pequeña fue agresiva

A cada rato le pegaba y la insultaba, parecía queYolibeth Pereira (34) odiaba a su bebé de 15 meses. "Le jalaba el cabello, le daba cachetadas y la llamaba mocosa fastidiosa", narra Yermaín, el segundo hijo de Yolibeth, al tiempo que reflexiona y suelta: "No puedo creer que la mató"
El miércoles a mediodía Yolibeth apretó el cuello de su bebé hasta dejarla inconsciente. Luego le propinó seis puñaladas mortales en el pecho y le cortó la cabeza.Guardó la cabeza en una bolsa y el cuerpo en otra.
Caminó hasta la quebrada Guardagallo, detrás del Club Ítalo y ahí botó el cadáver desmembrado. Yolibeth creció en Tierra Negra, en la calle Rafael Urdaneta y los vecinos cuentan que desde pequeña fue agresiva.
"Le daban ataques de rabia, gritaba, tiraba cualquier cosa que encontraba", narra un señor de 71 años que vive por el sector. A ella la criaron su abuela y su abuelo porque la madre murió cuando todavía era una bebé y el padre se desentendió.
A los 15 años se casó con su vecino, Catalino Rivero, que casi le dobla la edad. Quedó embarazada de su primer hijo cuando tenía 16 años. Jesús Rivero es el mayor de sus cuatro hijos y ya tiene 18 años.
Desde que era muy pequeño Jesús recuerda soportar insultos y golpes de su madre. Cuando tenía apenas cinco años ella le dio una pela y le malogró el fémur derecho.Caminaba con dificultad, así que lo tuvieron que operar.
"Si ella me mandaba a buscar algo en el cuarto y yo no lo conseguía me lanzaba un zapato, o un cuchillo, lo que fuera", recuerda Jesús, al tiempo que sus lágrimas corren por su rostro. Un día Yolibeth le lanzó un pote de leche, le pegó en la cabeza y lo cortó.Cuando nació Yermaín, la relación de Yolibeth con sus hijos se tornó más agresiva.
Eran dos niños y se tenía que quedar en casa para cuidarlos mientras que Catalino salía a trabajar. Abrumada de los quehaceres del hogar, empezó a pelear con Catalino y también le empezó a pegar.
Le decía que estaba muy joven para estar amarrada y con hijos. Catalino le pagó un curso para que aprendiera a pintar y se distrajera. Pero Yolibeth lo que hizo fue andar con hombres y llegar a casa borracha.
Así se deterioró el matrimonio. Cuando Jesús tenía 10 años y Yermaín 5, ellos se separaron. Los niños se quedaron a vivir con Catalino y Yolibeth regresó a su casa, que está al frente.
Para ese momento ya tenía una relación con Antonio Olivero, que es oriundo de Yaritagua, estado Yaracuy. El tipo vivió un tiempo en la casa de Yolibeth y ahí inició una relación enfermiza. El hombre le pegaba, la insultaba y ella le temblaba. Era incapaz de alzarle la mano a ese tipo como lo hacía con sus hijos y con Catalino. Luego de unos meses se fueron a vivir a Yaritagua. Ella salió embaraza de su tercer hijo, un niño que ya tiene tres años.
El pequeño nació y también llevó palizas. Yolibeth y Antonio seguían juntos a pesar de los golpes y los insultos. Ella salió embarazada de la niña y mientras estaba en estado, Antonio le daba patadas.
Hace dos años a él se lo llevaron detenido luego de que le diera una paliza a Yolibeth. Nació la pequeña y ellos siguieron juntos hasta que hace siete meses el tipo la dejó con los dos muchachos y se fue para Yaritagua. Allá se buscó otra pareja y la dejó definitivamente. Ella no quería trabajar, aunque era muy buena pintando. Lo que hacía era vivir de las lismosnas de los hermanos evangélicos. Los hijos mayores de Yolibeth se quedaron con el niño y ella con la niña que asesinó.